Consejos para viajar en velero este verano

Poca gente conoce la pasión por la vela que tenía el gran Alfred Einstein. Según decía, lo practicaba habitualmente porque era el deporte que hacía con el menor esfuerzo comparado con el enorme placer que obtenía.

Probablemente Marcos Rodenas piense lo mismo. Navega desde que tuvo que dejar el buceo por un percance y lo cambió por la vela. Desde entonces, se ha ido enganchando poco a poco a eso de “surcar los mares”. Primero con pequeñas singladuras con amigos por las Canarias y Baleares, luego se enroló en un barco de crucero-regata para estrenarse en sus primeras regatas, y ahora disfruta viajando por mares y océanos de todo el mundo como jefe de bañera del Saiola XIII, un monotipo TP52, el barco más rápido de España.

¿Vela o motor?

No me fastidies; vela, desde luego. La sensación que tienes cuando el viento golpea las velas, se tensan con virulencia y toda esa estructura tan pesada empieza a moverse es inigualable. Es primitivo y a la vez ¡tan mágico! La vela es una forma de entender la vida. El motor es otra cultura; no tiene nada que ver. Vimos en un mundo que va demasiado deprisa: el trabajo, los horarios agobiantes, la rutina del día a día, los ruidos... Y las personas tenemos la necesidad de romper con eso y hacer cosas diferentes, hacer deporte, estar en contacto con la naturaleza. Navegar a vela aporta sensaciones que hace que desconectes y no pienses en nada más. Es liberador.

¿Por dónde has viajado en velero?

En el año 1996 me fui a vivir a Tenerife, en Canarias, por motivos laborales. Allí la climatología y, sobre todo, las condiciones del viento te permiten navegar todo el año. Durante varios años, no paré de navegar, hice todo el circuito de regatas: trofeo de la Infanta en Tenerife, trofeo Príncipe de Asturias y trofeo de la Armada española en Gran Canaria, y trofeo César Manrique en Lanzarote. Me conozco muy bien esos mares. Luego, en el 2011, volví a Barcelona y empecé a competir en la costa catalana e hice varias travesías a las islas Baleares, entre ellas la Ruta de la Sal desde Valencia a Ibiza. Luego he navegado por Malta, Cerdeña, el Caribe, Turquía y Grecia.

Viajando en barco aprendes a ceder, a relativizar, a compartir, que es el primer mandamiento de la convivencia”

¿Recomendarías viajar en un velero?

Es fundamental entender qué supone viajar en un barco. Ya sabemos cómo cuesta convivir... Pues imagínate un grupo de personas compartiendo su tiempo en un habitáculo de 12 a 20 metros rodeado de agua. Es complicado, incluso si todas ellas son amigos íntimos. Viajando en un barco es donde realmente conoces a las personas, y a veces descubres a los amigos, para bien o para mal, claro. Aprendes a ceder, a relativizar, a compartir, que es el primer mandamiento de la convivencia. En resumen, si es tu primera vez, yo probaría con una escapadita de un par de días. No me la jugaría, a no ser que tengas ganas de una aventura psicológica con consecuencias imprevisibles (se ríe).

¿Qué rumbo ponemos?

Si estás en Barcelona, un viaje muy bonito para aficionarse es navegar hasta Cadaqués. El Maresme y la Costa Brava son una maravilla: las vistas desde el mar de los faros de Calella, Tossa de Mar, las islas Medes, el cap de Begur o el Cap de Creus... Hay empresas que organizan estas salidas y duran desde un par de días hasta cuatro o incluso más. Es toda una experiencia. Los atardeceres en el horizonte, llegar a un nuevo puerto, cenar fondeando por la noche en medio del mar, detenerse y bucear frente a las calas más bonitas del planeta. Es una sensación de libertad difícil de explicar.

¿Y si nos gusta?

Si pasas la prueba y te va esa forma de viajar, pues tienes todo el mundo a tu alcance. No te lo acabarás. Las posibilidades son ilimitadas. Pero todo depende del tiempo que tengas, el presupuesto y las ganas. Pongamos que dispones de una semana de vacaciones. Yo pienso que el segundo paso sería explorar alguna de las islas Baleares. Mallorca y Menorca son destinos fáciles, tranquilos, hay muchos fondeaderos y puertos para resguardarse. Igual que en Eivissa y Formentera, con muy buen ambiente en general. Si te apetece un poco más de marcha puedes bajar a tierra y salir de fiesta... La zona norte de Eivissa es más tranquila y de lo más bonito de las Baleares, por cierto.

Vale, ya estamos enganchados, ¿qué hacemos este verano?

Mis dos propuestas son la isla de Cerdeña y Grecia. Cerdeña es muy grande y en una semana mi consejo sería explorar el norte de la isla. Marina Olbia para alquilar; el archipiélago de La Maddalena, con su agua azul turquesa; Castelsardo, un puerto para refugiarse, o Istintino, una playa maravillosa. Cerdeña tiene infinidad de playas, aunque también recomiendo atracar el velero en algún puerto, alquilar un coche y hacer alguna excursión por el interior de la isla.

Después están las Islas Jónicas, en Grecia. Si te fascinan las islas, es de lo mejorcito. Las hay a miles. Para estar tranquilo por el viento -Meltemi-, recomiendo alquilar en Corfú y, desde allí, dar la vuelta a la isla y bajar a Paxos y Anti-Paxos, Meganisi, Ítaca... hay miles de islas y es realmente precioso. Además, es fácil para viajar, la gastronomía es excelente, y todo es bastante barato.

Cuéntanos algún secreto, ¿rincones perdidas, calas inaccesibles...?

Siguiendo un poco los destinos que he aconsejado, Cala Montjoi, en la Costa Brava, es una magnífica elección. A partir del Cap de Creus, la Costa Brava se vuelve salvaje y con poca gente en las calas para pasar el día, además te queda muy cerca de Francia, donde siempre puedes ir a un puerto -que son baratos- y comer marisco y quesos. En el Norte de Menorca recomiendo Cala Pregonda, donde hay una piscina natural en la parte de atrás con agua espectacular. En Cerdeña, al noreste, está el archipiélago de la Maddalena con muchas islas. Recomiendo la isla de Caprera, a la que se accede sólo en barco, puesto que tiene una bahía espectacular. Además, hay una escuela de vela en la que se puede comer y en la que se respira muy buen ambiente, A mi me encanta la gastronomía mediterránea y en Cerdeña y Grecia se come de maravilla. En Sicilia, uno de los lugares mas exclusivos son las diminutas islas Egades, una de las joyas imprescindibles del Mediterráneo. En Grecia es difícil elegir, ya que existen miles de islas. Si vais por la zona del Jónico os recomiendo la isla de Anti-Paxos. En la Cala Voutoumi hay un restaurante que se llama Bella al que hay que subir caminando en una pequeña excursión, pero su puesta de sol sobre la cala no tiene precio.

¿Qué consejos nos das para alquilar un barco?

Entiendo que nos hemos decidido por un velero. Y también tenemos claro el destino, las fechas, y si necesitamos llegar en avión. Dicho esto, hay que buscar una empresa de chárteres. Hay muchas y muy buenas. Comprueba la reputación en internet. Si no tenemos permiso para pilotar un barco, hemos de contratar un patrón. Yo, sinceramente, lo haría siempre. Son tus vacaciones y hay que despreocuparse. Además, probablemente el patrón conoce muy bien la zona y te ayudará a tomar decisiones. Otra cosa fundamental es organizarse bien con el agua y los víveres. No te olvides tampoco de reservar los muelles o las boyas donde vayas a fondear. Hay que planificar el viaje con tiempo. Porque ¡ojo! si vas en verano, cuanto antes formalices la reserva, mejor te saldrá de precio. Si lo tienes claro, lo mejor es hacerlo en enero o febrero y obtendrás mejor precio que hacerlo en junio o julio y, sobre todo, agosto. Ten en cuenta que en verano está todo a tope.

¿Cuál es el presupuesto de un viaje así?

Para un barco de 40 pies, es decir, 12 metros, una semana puede rondar los 3.000 €. Si lo divides entre 6 u 8 personas no sale tan caro. A parte, hay que contar la comida, que se suele comprar en el súper y cocinar en el barco, los gastos de amarres, si vas a puerto, gasoil y el desplazamiento. En general, suele ser una opción muy barata para unas vacaciones.

¿Cuándo pondrás en marcha el próximo viaje y dónde?

Valencia en junio, en la Copa de la Reina, y Palma de Mallorca en agosto, en la Copa del Rey, ambos para competir. Por cierto, si además de viajar en velero, te fascina la velocidad, una magnífica opción es participar en una regata. Nosotros, en muchas ocasiones, tenemos personas que participan como invitados en algunas regatas. Se llaman programas de Hospitality . Vienen aficionados de todo el mundo y se lo pasan en grande. Es emocionante. No es porque lo haga yo, pero ver cómo el equipo nos coordinamos a bordo, cada uno desempeñando su rol, el que lleva el timón, el de la vela mayor, el que está en la proa, y sentir como el barco va cogiendo cada vez más velocidad y se escora hasta casi volcar es una experiencia brutal.

¿Un último consejo?

El respeto al mar. Lo digo al final de la entrevista, pero debería haberlo dicho al principio. Es el primer consejo que hay que seguir. Vayas donde vayas, presta atención a las previsiones del tiempo, al viento y a las tempestades. El mar es como es y no tiene piedad ni hace distinciones, pero además, cuando hablo de respeto, me refiero también a cuidar el medio ambiente. No tires plásticos al mar. No lo contamines. Cúidalo. Es tu casa.

Recuperado de: https://www.lavanguardia.com/ocio/viajes/20190607/462705710045/consejos-viajar-velero-verano.html

circuitopremios 3

posada white

Teléfonos (0242) 361.71.13 | (0242) 361.41.12 | (0412) 719.05.98 | (0414) 234.04.53

Correo electrónico: info@posadasantamargarita.com.ve

Twitter: @postamargarita

Dirección: Calle Bolívar, Casa 4-36, sector Casco Histórico, Puerto Cabello, Estado Carabobo, Venezuela.